Ahora seguro que todos os ponéis espléndidos y decís que nunca ha sucedido, pero no os creemos. Ya sea en una noche de triste fin de semana o en pleno verano disfrutando del lujo de poder no hacer nada, hasta el más pintado ha caído presa de la teletienda. Suena a cosa ochentera y noventera, pero lo cierto es que estas formas publicitarias demodé siguen teniendo su hueco en los televisores y, pese a que parezca increíble, también mantienen su público de fieles.

Ciertamente, la utilidad de lo que se nos oferta no parece ser mucha, pero no podemos negar que la capacidad humorística de esta suerte de anuncios es ilimitada. Cutres, absurdos y ridículos a reventar, son muchos los que nos han sacado unas buenas carcajadas, pero ninguno como el de la Batamanta. El mismo alcanza su máximo esplendor con un gamberro doblaje que lo volvía viral en cuestión de días. Si con este anuncio no te dan ganas de comprar una Batamanta, es que yo ya no sé nada de la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.