Se fue a pescar atunes y acabó asistiendo a uno de los espectáculos más encarnizados jamás vistos en la naturaleza. Ryan Willsea estaba sentado al borde de su barco, esperando que un sabroso atún picase su anzuelo. Pronto el pescador se percata de que hay algo gordo al final del sedal, pero no puede ni imaginar lo que se encontrará.

Efectivamente, un tiburón martillo se ha enganchado a su anzuelo. Pronto comienza a preocuparse, ya que ha de liberar al animal. Sin embargo, en cuestión de segundos desaparece su problema, convirtiéndose la situación en un sangriento y salvaje espectáculo.

Un tiburón tigre empieza a rondar por el lugar. Pronto empieza a atacar con vehemencia al un tiburón martillo que trata de zafarse. Herido y ya liberado del anzuelo, el martillo intenta poner tierra de por medio con el “cazador”, pero se encuentra con un furibundo ataque con el que acaba siendo arrastrado sin solución. Por cortesía de National Geographic.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.