Hay que ser habilidoso, pero también hay que tener un valor brutal. El mundo del surf siempre es un espectáculo brutal, pero hay veces que la cosa va mucho más allá. Si no, al loro con el vídeo que hoy os traemos.

Si cualquiera de nosotros viese desde un barco la llegada de una ola de 30 metros, seguro que nos temblarían las rodillas. Sin embargo, este surfero no duda en enfrentarse a esta auténtica barbaridad de ola. Efectivamente, es más que impresionante ver a este surfero ante la ola más grande del mundo, a la que doma sin demasiados problemas. De hecho, podemos verlo desde la distancia, pero también desde una cámara colocada en la propia tabla. Las imágenes hablan por sí solas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.