No tenemos ni remota idea del tipo de amenaza que percibirán, pero lo que está claro es que existe una lucha ancestral entre gatos y pepinos a la que éramos ajenos. Encontrarse con una de estas hortalizas y huir despavoridos es todo uno. Eso sí, después de hacerse llevado unos sustos más que monumental.

Algo tiene que haberles ocurrido en un momento de la evolución, pero lo cierto es que el temor de los felinos alcanza niveles insólitos. Cierto es que se antoja una jugarreta de mal gusto para los pobres animalillos, pero tampoco podemos negar que esta recopilación de reacciones de gatos ante la irrupción de un pepino es para partirse la caja a lo bestia. Mucho ojo, porque la cosa no tiene desperdicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.