Los románticos son una especie en peligro de extinción. Pese a eso, todavía quedan algunos núcleos de resistencia. Gente como Daniel, un joven que creía haber preparado la petición perfecta para ir al baile de graduación a una chica llamada Alex. De hecho, incluso preparó una cámara para inmortalizar lo que prometía ser el gran momento. El problema es que las cosas no salieron como esperaba…

Varios carteles situados al borde de la carretera y separados por una escasa distancia. En ellos, Alex iba leyendo la petición poco a poco. El problema es que la joven no asoció que la petición pudiese ser para ella, mofándose del «cutre» al que se le había ocurrido. Lo que no imaginaba es que iba a su lado. El drama estaba servido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.