Qué sería de nosotros sin el bueno de Mario. Efectivamente, allá por el año 1983, el emblemático personaje veía por vez primera la luz con un arcade que supondría el pistoletazo de salida a la leyenda de los videojuegos. Solo dos años después, el 13 de septiembre de 1985, la Nintendo Nes se convertía en la consola elegida para la irrupción de aquel inolvidable Super Mario Bros. El resto es historia.

Son ya 35 años en compañía de Mario. Durante todo este tiempo hemos salvado a la Princesa Peach en repetidas ocasiones, hemos conducido karts, nos hemos batido el cobre en campos de batalla… En definitiva, muchísimas horas en compañía del fontanero más famoso que ha pisado el Tierra (digital, eso sí). Y es que Mario forma parte ya de la cultura popular. Su peto, su bigote… Lo que no sabíamos es que estuvo muy cerca de llevar un nombre bien distinto.

Super Mario Bros.

Queridos amigos, nuestro adorado Mario estuvo a punto de llamarse Jumpman. Alguien se comió la cabeza de lo lindo para decidir llamarle “hombre saltador” a un hombre que saltaba. De hecho, muy, muy cerca estuvo nuestro querido Mario de presentarse en sociedad con ese nombre. Fue un detalle de lo más curioso lo que hizo que todo cambiase.

Puede que el nombre de Mario Segale no os diga mucho, pero lo raro sería lo contrario. Este era el nombre del casero del desarrollador del juego. Cuando un día, el tipo irrumpió en la vivienda demandando el pago, el responsable del videojuego decidió que ese insulso Jumpman tenía que cambiar por Mario. Gran idea, por cierto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.