Muchas veces se ha hablado de la Segunda Guerra Mundial como el acierto de Franco. Quienes se afanan en buscar los elementos buenos de la dictadura y de su cabeza, suelen recurrir a la posición adoptada por España en el gran conflicto bélico como un gran acierto por parte del máximo dirigente de nuestro país. Tras la cruenta Guerra Civil Española, finalizada en 1939, la entrada en otra contienda militar habría sido un desastre absoluto para un país destruido. Máxime si tenemos en cuenta que el bando elegido habría sido el que terminaría derrotado.

Efectivamente, Franco decidió no entrar en la segunda Guerra Mundial, pero los motivos pueden ser bien distintos a los esperados. Tal y como explica el historiador Pere Ferrer en su obra Juan March: el hombre más misterioso del mundo, Winston Churchill tenía claro que Franco iba a sumarse a Hitler y Mussolini. El Primer Ministro británico y la inteligencia británica trabajaban sobre la idea de que el primer paso de esto llegaría con la conquista de Gibraltar, enclave básico en el Mediterráneo para las aspiraciones del bando aliado. Algo que no podía permitir.

Franco y Hitler
Franco y Hitler

Cuando los alemanes se reunieron con Franco para negociar su entrada en la contienda, la sorpresa sería mayúscula al encontrarse con la oposición directa del dictador. Estaba plenamente decidido a mantenerse neutral en la II Guerra Mundial. Todo su círculo de confianza había insistido en la necesidad de no entrar en la lucha, por lo que el Caudillo se mantendría firme. Lo que no sabía es que hasta treinta de sus generales habían sido sobornados por el gobierno británico mediante varios millones de dólares. A cambio, su misión sería la de convencer al dictador de que España no debía formar parte de la contienda.

Franco y Himmler
Franciso Franco recibe al líder de las SS, Himmler

De esta forma, uno de los pasajes más importantes para el devenir de España habría permanecido oculto durante muchas décadas. Afortunadamente, los movimientos del financiero Juan March, encargado de mediar entre británicos y españoles, habrían permitido que saliese a la luz la magistral maniobra de Winston Churchill.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.