El 18 de septiembre del año 1698, un prisionero llegaba a la cárcel de la Bastilla. Un preso que, unos cuantos siglos después de ingresar en la prisión, sigue siendo una de las figuras más enigmáticas de la historia.

El mosquetero Bénigne Dauvergne de Saint-Mars tenía órdenes directas de Luis XIV. Su cometido no era otro que el de custodiar a un preso cuyo rostro permanecía cubierto por una especie de casco de metal, cuya parte frontal permitía poco más que ver y respirar. Así, el preso iba de cárcel en cárcel hasta terminar en la Bastilla.

¿Qué era tan importante de ocultar? ¿Por qué se le pone una máscara cerrada con candado a un tipo de por vida? Son preguntas sin respuesta. Mucho se ha especulado a lo largo de los siglos sobre la identidad del hombre. La teoría de que fuese hermano gemelo de Luis XIV no parece tener base más allá de la literaria. Muchos apuntan a que sería el caballero Eustache Dauger, un hombre a las órdenes de un traidor alto cargo del rey, llamado Nicolás Fouquet. El caballero habría ejecutado sus órdenes más oscuras, por lo que habría terminado cumpliendo la terrible condena. Sin embargo, lo de ocultar su rostro sigue sin encajar.

Lo que está claro es que, según Voltaire, el hombre de la máscara de hierro era alimentado por un guardia sordomudo. Este era el único tipo con el que tenía contacto. Eso sí, el diario de un carcelero afirmaba esto: “Lunes 19 de noviembre de 1703: el prisionero que el señor Saint-Mars trajo y estuvo aquí largo tiempo, murió a las 10 de la mañana. El prisionero llevaba siempre una máscara de terciopelo negro”. Bajo el nombre de Marchiali era enterrado en el cementerio de San Pablo de París. ¿Quién era el tipo escondido bajo el nombre de Marchiali y cuanto hay de cierto en la historia del hombre de la máscara de hierro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.