Eran las colonias inglesas de Norteamérica. Efectivamente, lo que hoy conocemos como Estados Unidos no era más que un territorio conquistado por los ingleses tras el descubrimiento de América. Un lugar controlado sin demasiados problemas hasta 1973.

Las guerras son caras y la de los Siete Años le costó un ojo de la cara a Reino Unido. Entre 1756 y 1763, el enfrentamiento de los británicos contra España, Francia, Rusia y Austria provocaba que sus arcas quedase vacías, de modo que se optaba por subir impuestos en las colonias para costearlo todo. Así, en 1767 el Parlamento inglés decidía aumentar gravámenes sobre el té, lo supondría el principio del final para sus colonias.

En Massachusetts estaban de uñas. Los colonos no toleraban aquellos constante aumentos de gravamen, de modo que decidían boicotear el té inglés. De hecho, el 16 de diciembre de 1973, un grupo de colonos disfrazados de indios asaltaba unos barcos ingleses y lanzaba al mar toda su carga de té. Un pequeño incidente que desataría una tormenta de épicas proporciones.

Motín del té

Al rey Jorge III no le gustó nada aquello. El Parlamento inglés decidía clausurar el puerto de Boston y sujetar su administración directamente a Inglaterra. Al resto de colonias no le gustó nada la medida, poniéndose del lado de Massachusetts e iniciando un frente común contra la Corona que terminaría desembocando en el conflicto que independizó a Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.