Cualquiera que lea semejante titular puede pensar que hablamos de la monstruosa niebla cargada de monstruos de la obra de Stephen King, pero la que nos ocupa es incluso más mortífera. Tenemos que desplazarnos a Londres y a mediados del siglo pasado para encontrarnos con los 5 días que desataron el caos en la ciudad.

Era diciembre de 1952. La capital británica todavía trataba de recuperarse de los desastres de la Segunda Guerra Mundial. Las cosas eran complicadas y el frío intenso. Un anticiclón cubría Londres y empezaba a retener los humos de las fábricas, de las chimeneas de los hogares y de vehículos de todo tipo. Esto se traducía en una densa niebla en la que se mezclaban dióxido de azufre y dióxido de carbono, junto a un frío descomunal. Cóctel mortal.

Londres niebla

Entre el 4 y el 9 de diciembre los habitantes de Londres convivieron con la densa capa de niebla. Un tiempo en el que 12.000 personas perdieron la vida, en su mayoría niños y ancianos. El caos en los hospitales era de épicas proporciones. Una auténtica catástrofe causada por una silenciosa niebla de la que no había escapatoria.

Londres niebla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.