Ambos flanquean la entrada del Palacio de las Cortes de España. Tras subir las escaleras, los diputados de la cámara de representación legislativa se encuentran con dos leones de imponente aspecto. Homenaje a los héroes de la mitología griega, Hipomenes y Atalanta, los mismos se reproducían también en la Fuente de la diosa Cibeles, pero estos “hermanos” felinos adoptaban nombres distintos con el tiempo. Y es que, para todo el mundo, estamos ante Daoíz y Velarde en recuerdo a los dos heroicos capitanes madrileños del levantamiento del 2 de mayo de 1808 contra las tropas francesas.

Presentados a los dos animales, es hora de conocer su origen. Curioso es que la apuesta para la entrada del Palacio de las Cortes de España fuesen dos farolas en su primera versión. Pronto se decidió apostar por la dignísima figura de leones para la plaza. concretamente, en 1851 se colocaron dos esculturas de leones, obra de Ponciano Ponzano, cuyo aspecto era del gusto del pueblo. Desgraciadamente, como no había mucho presupuesto, las mismas se realizaban en yeso pintado de color bronce. Como era de esperar, pronto acababan destrozadas.

Leones del congreso

Así las cosas, se le encargó a Ponzano la creación de dos nuevos animales en un material más resistente, pero el presupuesto exigido por el artista era demasiado elevado. Finalmente, José Bellver y Colazos era reclamado para la construcción de dos leones de piedra. “Perros rabiosos” se les llamaba dado su escaso tamaño y su discutible parecido a los felinos. Segundo intento fallido.

Leones del congreso

Finalmente, en el año 1866 se desarrollaban las piezas definitivas. Era Ponciano Ponzano el encargado de la empresa, si bien el material utilizado era mucho más adecuado esta vez. Y es que los leones del Congreso se construían tras fundir los cañones capturados el 23 de febrero de 1860 por las tropas españolas en la Batalla de War-Ras, durante la Guerra de África. La Real Fábrica de artillería de Sevilla era la encargada de tal labor. Un acierto a la vista del majestuoso aspecto que todavía lucen Daoíz y Velarde tras más de 150 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.