Puede que sea una de las historias más oscuras y enigmáticas del siglo XVIII. Puede que suene a leyenda o a cuento para asustar a niños, pero poco tuvo de eso la bestia de Gévaudan, responsable de las muertes de 100 personas entre 1764 y 1767. A ellos se sumaban hasta tres decenas de heridos. Una carnicería constante.

Mucho se ha escrito sobre lo que pudo ocurrir en la región montañosa de Gévaudan (Francia) en aquellos años. Sin embargo, lo que está claro es que un animal de especie desconocida se llevó por delante a más de un centenar de seres humanos. En un principio se creyó que era una especie de lobo enorme el responsable de que los cadáveres fuese acumulándose. Sin embargo, las constantes batidas de cazadores no servían para nada. Centenares de lobos eran aniquilados sin que las muertes cesasen.

bestia de Gévaudan

Tamaño de asno, con un pelaje de tono rojizo, cabeza de gran tamaño y larga cola. Los que afirmaban haber visto al animal coincidían en su descripción. Sea como fuere, la realidad es que decenas de personas eran víctimas de la extraña bestia hasta que, en junio de 1797, el cazador Jean Chastel terminó con la vida de un raro animal. Automáticamente, las muertes cesaron. Desgraciadamente, los restos de la famosa bestia de Gévaudan se descomponían antes de que pudiesen ser analizados, por lo que nunca terminó de conocerse su especie exacta.

A día de hoy, todavía no se sabe con certeza si el animal cazado por Chastel era la auténtica bestia. Un perro de aspecto extraño, un lobo o una manada de estos animales, una especie de otro lugar introducida por el ser humano (hiena o gran felino) o incluso un psicópata… La realidad es que aquellos tres años el terror se apoderó de Gévaudan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.