Cuando la historia se convierte en leyenda. Cuando una figura genera tal impacto como el causado por el famoso pirata, lo cierto es que resulta de lo más normal que realidad y ficción comiencen a entremezclares. Y es que Barbanegra fue el tipo que reinó con su terrorífica mano los siete mares y al que medio mundo temía por lo que había hecho y, sobre todo, por lo que creían que había hecho.

Antes de nada, conviene decir que Barbanegra fue un auténtico fenómeno de marketing. El pirata sabía perfectamente cómo venderse. Nacido en Bristol, este inglés se construyó una imagen de lo más aterradora. Era un tipo de gran estatura que siempre iba acompañado de un enorme tricornio adornado con plumas. Múltiples espadas y cuchillos podían verse a ambos lados de su cinturón, así como tres juegos de pistolas. Pero lo que más reconocible le hacía era una larga barba negra adornada con mechas de cañón. Suficiente para asustar a cualquiera, ¿no? Pues no contento con todo eso, a Barbanegra le gustaba prender esas mechas de cañón de su barba al entrar en combate, lo que le hacía parecer el mismísimo diablo.

Barbanegra

Edward Teach era el verdadero nombre de un joven que inició su «amor» con el mar desde muy joven y que a principios del siglo XVIII se embarcaba en el barco del pirata Benjamin Hornigold, un tipo que decidía retirarse en 1716 aprovechando una amnistía del gobierno inglés. Ahí heredaría el barco un Barbanegra que comenzaría a expoliar el Caribe y la costa atlántica de América del Norte. Hasta 1718 nadie podía parar a un tipo que capturaba navíos a puñados y que no podía ser atrapado ni por buques de guerra, dada para la habilidad para el combate de Barbanegra y su tripulación.

Los comerciantes de toda la zona estaban hartos, de modo que decidieron pedir ayuda al gobernador de Virginia. Dos balandros salían entonces en persecución de un Barbanegra al que localizaban cerca de la isla de Ocracoke, el 2 de diciembre de 1718. Se daba la situación de que parte de la tripulación pirata estaba en tierra, por lo que la inferioridad de Barbanegra era manifiesta. Hasta 5 balazos recibió Barbanegra antes de caer muerto. El pirata caía, pero la leyenda eterna nacía. La cabeza decapitada de Barbanegra era colgada en el patio de la guarnición de Hampton. El final del reinado de terror del más famoso pirata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.