Seguro que hay quien cuenta en su palmarés con el lanzamientos de grandes bombas o de actos salvajes que se llevan por delante a incontables personas. Sin embargo, el concepto de «asesino en serie» es un poco diferente . En estos casos hablamos de ejecuciones directas, premeditadas y que proporcionan una cierta gratificación a quien las causa. Sus motivaciones son realmente oscuras y se llevan por delante las vidas de tres o más personas.

Así, muchos son los nombres que se nos podrían venir a la cabeza, pero ninguno comparable a Harold Shipman. Y es que este médico de familia, conocido como «el Doctor Muerte», terminaba con la vida de hasta 218 personas durante un tiempo de 27 años. Se ganaba la confianza de sus pacientes (ancianas principalmente), para luego acabar con ellos. No había fines médicos y nada tenía que ver con la eutanasia. Shipman solo mataba y luego firmaba certificados de defunción de la mayoría de sus víctimas en los que apuntaba a causas naturales, quedando así exonerado de toda sospecha.

En 1998 y ante los altos índices de fallecimientos entre sus pacientes, se abría una investigación en la que se empezaban a descubrir las atrocidad de «el Doctor Muerte». 15 asesinatos probados y casi 250 muy probables terminaban con una condena a 15 cadenas perpetuas dictada en el año 2.000. Cuatro años después, Harold Shipman aparecería ahorcado en su celda, poniendo punto y final a la vida del mayor asesino en serie conocido en el mundo moderno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.