Siempre hay un poco de verdad detrás de toda gran historia. A pesar de que a veces pueda parecer imposible, lo cierto es que los grandes escritores, en la mayoría de los casos, se basan en experiencias o historias reales. De hecho, como en la gloriosa El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, la clave estuvo en un caso real que poco tenía de monstruoso, pero que fue más que suficiente como para inspirar la novela de Robert Louis Stevenson.

Un médico respetado y cortés que, al caer la noche, se transforma en un monstruo salvaje y malvado. Efectivamente, eso de convertirse en una criatura salvaje de aspecto terrorífico es puro trabajo novelesco, pero Stevenson llegó a esa idea a partir del caso de William Deacon Brodie (1741-1788).

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Brodie era un famoso ebanista de Edimburgo. Su trabajo era de lo más respetado, por lo que se reclamaba su mano maestra por parte de los más ricos de la ciudad. Todos querían que sus muebles fuesen obra del respetado Brodie. Sin embargo, el escocés aprovechaba la libertad con la que trabajaba en las casas para hacer copias de las llaves. Así, al caer la noche, uno de los tipos más reputados de la ciudad en aquellos días aprovechaba para asaltar las viviendas. Tras ser pillado con las manos en la masa, William Deacon Brodie era detenido y ahorcado.

Así, respetado ebanista por el día y despiadado delincuente por la noche, el desdoblamiento de Brodie terminaría convertido en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde por obra del novelista Robert Louis Stevenson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.