Hemos oído muchas veces el término, pero la historia detrás del mismo no es tan conocida. Auténticos animales, bestias ávidas de sangre, inmunes al dolor… Muchas son las leyendas alrededor de los guerreros Berserker. Esta suerte de cuerpo de élite entre las tropas vikingas ha conseguido ganarse un hueco en la historia gracias a su ferocidad. No es para menos, ya que había que ser muy bestia parda para destacar en el ya de por sí salvaje ejército vikingo.

Iban desnudos y cubiertos con pieles de osos o lobos. Los Berserker eran temidos entre las tropas enemigas. Su leyenda hacía gran parte del trabajo, pero lo cierto es que había una importante parte de verdad en todo lo que se comentaba sobre ellos. Cierto es que su vehemencia el combate iba mucho más allá de la de sus compañeros. Del mismo modo, el dolor que sufrían no era el mismo. Todo esto no se debía a que fuesen superhombres, sino a que consumían alucinógenos antes de entrar en batalla. Hongos como la amanita muscaria o pan contaminado por cornezuelo del centeno (una suerte de LSD rústico) tenían la culpa.

Bers

No se sabe cuantos Berserker tenían los ejércitos vikingos, pero se suele hablar de una docena. Sea como fuere, lo cierto es que a los enemigos les temblaban las rodillas cuando veían aparecer en el campo de batalla a los guerreros más temidos de la historia. No es de extrañar, ya que los Berserker solo tenían dos objetivos: eliminar a todos los enemigos posibles y reunirse con Odín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.