Dos tibias cruzadas y una calavera sobre un fondo negro. Todo el mundo sabe que, cuando en un barco ondea tal bandera, lo más adecuado es poner tierra de distancia, ya que las intenciones de la tripulación son poco honestas.

Efectivamente, el símbolo de la piratería es de conocimiento universal. Pero, como todo en el mundo, siempre hay un primero. En este caso, el primero en utilizar la emblemática bandera no fue otro que Emanuel Wynne, allá por el año 1.700. Y es que, al parecer, el buque francés fue el primero en hacer ondear el símbolo en todo lo alto en unos tiempos en los que la piratería atravesaba su época más resplandeciente.

Se ve que la cosa gustó. El uso de huesos o cosas por el estilo era recurrente en las banderas, ya que se entendía que infundía terror. Sin embargo, el diseño de Emanuel Wynne tenía algo de distinguido que pronto empezó a volverse común. Con el nombre de Jolly Rogers bautizaron los británicos la bandera con las dos tibias y la calavera. Un símbolo que, sin embargo, no fue inventado por los piratas.

Si Wynne fue el primero en izarlo en lo alto de un barco, sus verdaderos autores intelectuales fueron los miembros de la Orden de Malta. La calavera y las dos tibias eran el símbolo que grababan en las tumbas de sus miembros fallecidos. Poco podían imaginar que acabaría siendo popularizada por los mayores filibusteros de los siete mares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.