“Bueeeeeno…. Se deja ver y tal”. Efectivamente, estas palabras se están convirtiendo el una costumbre demasiado habitual a la hora de hablar de las producciones de Netflix. A medida que la tela de araña de la plataforma de streaming se expande por todo el mundo, sus contenidos han comenzado a dispararse. cada vez es mayor y más ambiciosa la apuesta por la producción propia en cine y series, lo que está provocando que la media exitazos/número de estrenos vaya decayendo.

Así las cosas, Perdidos en el espacio aterrizaba en la parrilla de Netflix con la intención de convertirse en un pepinazo de los buenos. Argumentos no le faltaban a una serie de ciencia-ficción que recuperaba aquella inolvidable (para los que la recuerden) ficción de 1965, pero con una apuesta realmente actualizada. Y es que la historia de la familia Robinson, elegida para establecer una colonia en el espacio, daba para mucho. Lástima que se haya quedado tan lejos de lo que podría haber sido…

Perdidos en el espacio

Perdidos en el espacio no es un desastre, pero poco le falta. La ficción es incapaz de sobreponerse a un ritmo mortecino y a un irregular desarrollo de tramas. Cierto es que ponen todo su empeño en construir de forma óptima a los personajes, pero eso se convierte en un lastre con forma de flash-backs. Le falta mordiente a una serie en la que el buen hacer de sus intérpretes y el increíble trabajo visual no sirve para evitar que pensemos constantemente que todo está desaprovechado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.