Cocinas metanfetaminas, te codeas con los narcotraficantes más peligrosos y haces volar por los aires a matones de gran calibre. Todo eso es aceptable, pero descuidar tu lenguaje mientras le revientas la cabeza a un pobre hombre parece no serlo tanto.

En la AMC siempre han sido un poco puristas de más. Pese a tener en parrilla algunas de las series más salvajes y violentas de la pequeña pantalla, lo cierto es que el asombroso “mogigatismo” de parte de la sociedad americana se refleja en el canal como en ninguna otra parte. Seguramente, contenidos tan adultos como Breaking Bad hayan provocado una distorsión de nuestros recuerdos. Cualquiera pensaría que Walt y compañía iban por ahí despotricando a lo bestia, pero la realidad era bien diferente.

Breaking Bad

Un “fuck” (joder) por temporada. Eso es lo que permitían los responsables de la AMC en la serie. Aunque parezca increíble, ese cupo no se excedía bajo ninguna circunstancia. Y es que no deja de sorprendernos la elevada tolerancia con la violencia en contraste con la férrea limitación a palabras malsonantes o cuestiones sexuale.

¿Os parece que los personajes de Breaking Bad se merecían poder desahogarse más? Pues no queremos ni pensar lo que estarán sufriendo en The Walking Dead, ya que la limitación de la AMC en la ficción zombie es similar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.