Si está ella implicada, el resultado solo puede ser un proyecto glorioso. Amy Adams es una de las mejores actrices de las últimas décadas. Pese a que los premios le son esquivos de forma reiterada (ha perdido 5 Oscars a sus 43 años), lo cierto es que no necesita de estatuillas adornando su chimenea para que a todos nos quede claro que su talento es un regalo y que somos afortunados de coincidir con ella en el tiempo. Dicho eso, ya podemos empezar a hablar de Heridas Abiertas.

Cuando empieza el año, muchas son las series que se postulan para convertirse en la gran triunfadora de los siguientes doce meses. Sin embargo, se antoja complicado que alguna pueda plantarle cara a Heridas Abiertas. Y es que el sensacional Jean-Marc Vallée vuelve a hacer de las suyas tras regalarnos la excelsa Big Little Lies. El director toma, en esta ocasión, la brutal novela de Gillian Flynn para acercarnos a un thriller psicológico insano de esos que tan bien se le dan a la escritora (insuperable su obra Perdida). Demasiados buenos ingredientes como para que la receta salga mal…

Heridas abiertas HBO

Acordaos del nombre de Camille Preaker, porque vamos a escucharlo mucho. El personaje de Amy Adams es una reportera que, tras abandonar el hospital psiquiátrico en el que se ha pasado una temporadita, vuelve a su pueblo natal para cubrir los asesinatos de dos adolescentes. En su vieja y enorme casa, en compañía de una madre de carácter difícil, los fantasmas del pasado empiezan a acosar a una mujer que, mientras tanto, intenta resolver el puzzle de los crímenes.

El 8 de julio es la fecha elegida por la HBO para volver a demostrarnos que nadie está a su altura a la hora de facturar series televisivas. Heridas abiertas lo tiene todo para ser la mejor serie del año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.