Qué zorros son estos tipos de Netflix. La plataforma de streaming ha puesto patas arriba el mundo del entretenimiento casero. Cada día son más los hogares que se apunta a un catálogo brutal de series y cine por un precio módico. De hecho, la cantidad se vuelve irrisoria cuando, a cambio, lo que se nos ofrece es una obra maestra como Godless.

Cierto es que aterrizó en Netflix a finales de 2017, pero el tiempo no ha hecho su debido trabajo. Después de ver Godless, lo lógico era sentarse a esperar que la serie se convirtiese en un fenómeno marca de la casa a los pocos días. Nada más lejos de la realidad. Y es que el mejor western que hemos visto en muchos años ha conseguido un éxito relativo, lo que no se puede entender. De hecho, tampoco sería ningún disparate decir que estamos ante una de las ficciones televisivas más poderosas de los últimos tiempos.

Godless

Frank Griffin es uno de esos pistoleros que bien podrían llevar el rostro de Henry Fonda. Un bandido despiadado que, en esta ocasión, queda e mano de otro fenómeno como es Jeff Daniels. El oeste americano vive aterrorizado por un tipo realmente peligroso. El joven Roy (Jack O´Connell), su antiguo protegido es ahora su mayor enemigo. Frank está dispuesto a perseguirlo hasta el mismísimo infierno para acabar con él. Así, Roy llega a un pueblo en el que casi todos sus habitantes son mujeres, ya que los hombres han muerto en el derrumbe de una mina. Arranca así una historia gloriosa ante la que uno no puede más que rendirse.

Los inmensos parajes y la leyenda del pistolero se unen aquí con unos personajes y unas tramas sutilmente desarrolladas. Imperiosos trabajos narrativos para una Godless en la que todo resulta seductor. Cuando uno se encuentra con una serie tan poderosa en absolutamente todos los sentidos, no puede más que dar gracias a la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.