Se acabó lo que se daba. Después de más de una década en la que nos hemos partido la caja a lo grande con ellos, The Big Bang Theory llega a su final. Hacer una semanas se confirmaba que la decimosegunda temporada de la serie marcaría el final de una etapa gloriosa y llena de éxitos. La despedida de nuestro querido grupo de favoritos tras mucho tiempo como los grandes abanderados de la comedia televisiva.

Las muestras de agotamiento de The Big Bang Theory ya eran evidentes. Hace tiempo hablábamos de su evidente pérdida de calidad y de cómo sus grandes personajes habían perdido toda capacidad de sorprendernos. Sin embargo, los responsables de la serie y casi todos los miembros del reparto querían seguir estirando el chicle durante más tiempo. A los primeros les interesaban unos datos de audiencia todavía importantes, mientras que los segundos disfrutaban a lo grande del millón de dólares que cobraban por cada episodio. Con lo que no contaban era con que la figura más importante de la serie tenía una opinión bien distinta.

Sheldon Cooper

Cuando todos se sentaron a negociar los contratos futuros, Jim Parsons dejaba atónitos a todos. El actor encargado de dar vida al genial Sheldon Cooper decidía que era el momento de poner punto y final a su andadura en la serie. El Parsons quería enfrentarse a nuevos retos creativos y la decisión era irrevocable. Un problema imposible de salvar.

Así, los responsables de The Big Bang Theory pronto se daban cuenta de que aquello no había forma de salvarlo. No se podía continuar sin la gran figura de la serie. Cierto es que hubo molestias entre el reparto ante la decisión de Jim Parsons, pero algún día se le recordará como el tipo que salvó el honor de The Big Bang Theory.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.