El título le ha jugado una mala pasada. Mientras American Crime Story aterrizaba en la parrilla televisiva con sus casos ultramediáticos y sus repartos estelares, una modesta producción llamada American Crime veía como la similitud de títulos la condenaba al ostracismo. Una lástima, ya que puede que estemos ante una de las ficciones más brillantes de la actualidad, pese a que muchos no la conocen.

Felicity Huffman (inolvidable en Mujeres Desesperadas) y Timothy Hutton son los dos rostros al frente de una ficción sensacional. Diseccionando el lado más oscuro de la sociedad americana y con historias de patio de atrás, la mente de John Ridley, ganador del Oscar por el guión de 12 años de esclavitud, nos enfrenta directamente a una realidad atroz. Tres temporadas ya en la que cada capítulo ha sido un golpe alojado en nuestro estómago.

American Crime

Racismo, agresiones sexuales, asesinatos, acoso, homosexualidad… Sutil como una mariposa y peligroso como una avispa. Así es el rumbo de una excelsa ficción facturada por la ABC y que bien habría merecido mejor suerte. Un nuevo tema en cada una de sus temporadas, tan brutal como el de la anterior. Por categoría, muy pocas series pueden compararse a esta arriesgada y acertada apuesta.

Valgan estas líneas de La Web de la Cultura para evitar que American Crime siga perdida en el olvido. Una se las series más potentes de los últimos años. Si no, ya nos contaréis después de ver su segunda temporada…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.