Así de arranque, muchos ya estáis pensando que el aquí firmante ha perdido la chaveta. Puede que sea cierto, pero hay un motivo para lanzar una afirmación tan extraña como la del título de este texto.

Kevin Spacey y su Frank Underwood ya son historia. El dos veces ganador del Oscar llevaba años brillando con luz propia en la pequeña pantalla. House of Cards se había convertido en escenario ideal para el lucimiento de uno de los grandes de la interpretación. Desgraciadamente, los escándalos de acoso sexual en los que Spacey se veía involucrado provocaban que Netflix decidiese eliminar a su personaje de la sexta y última temporada de la serie.

Kevin Spacey "House of Cards"

Hasta los chinos de Rusia saben que Kevin Spacey es un enorme actor, pero tampoco podemos negar que los caminos que seguía su personaje en la serie resultaban preocupantes. Poco a poco, el otrora temible Fran Underwood iba convirtiéndose en una parodia de sí mismo. Mucho iba quedándose por el camino, hasta el punto de que todo se volvía un constante rizar el rizo. El agravio comparativo con su compañera de reparto empezaba a ser preocupante.

Robin Wright House of Cards

Ya estamos en el punto deseado: Claire Underwood y Robin Wright. La elegancia humana e interpretativa de la actriz es el mejor valor de House of Cards. La madurez alcanzada por la protagonista de La princesa prometida o Forrest Gump resulta evidente. Ya no es una chica mona, sino una fuerza de la naturaleza. El personaje de Kevin Spacey no era más que el último obstáculo para una mujer en la cumbre de su carrera. Claire va a tomar el relevo porque puede y debe. Su mirada es lo que necesitaba House of Cards para resucitar. La situación en la que se ha producido el relevo es triste, pero la serie ha tenido un golpe de suerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.