La vida está llena de interesantes y curiosos giros de guión. Tan complicado es convertirse en la gran estrella de la televisión de los 80 como, con semejante estatus, pasar a trabajar de piloto-guía. Una auténtica locura de montaña rusa que el bueno de Lorenzo Lamas ha vivido en sus propias carnes.

Era el mayor sex symbol del planeta. No es una exageración. “Lorenzo Lamas, el rey de las camas”, era la frase con la que todos se referían a él. Su papel en Falcon Crest resultaba uno de esos éxitos arrolladores, con los que se gana suficiente dinero como para vivir dos vidas. Encima, la popularidad alcanzada por Lorenzo Lamas era descomunal. Ahí comenzaría a fomentar una de sus grandes perdiciones: Las conejitas de Play Boy. El actor se casaba con la misma facilidad que se divorciaba. Hasta 5 veces pasaba por el altar un tipo que se dejaba parte de su fortuna en cada matrimonio. De hecho, su cuarta mujer se acostaba con su hijo, lo que ayuda a hacerse una idea del desastre de la vida personal del actor.

Falcon Crest

Tras la finalización de Falcon Crest, la carrera de Lamas se encontraba con una nueva oportunidad: Renegado. La serie de televisión funcionaba bien, pero el fenómeno era incomparable al de su anterior trabajo. Tampoco el sueldo lo era, lo que hacía complicado mantener un tren de vida lleno de mansiones, yates, aviones y lujos de todo tipo. Empezaban unos problemas económicos que Lorenzo Lamas intentaba paliar con trabajos en producciones de serie B (Raptor Ranch, Megatiburón contra pulpo gigante…). El desastre estaba servido.

Lorenzo Lamas piloto

Así las cosas, un arruinado Lorenzo Lamas tenía que ganarse la vida de alguna forma. La opción era la de empezar a ejercer de piloto-guía en viajes de turistas sobre Las Vegas. Mientras tanto, su esposa se ha convertido en el vientre de alquiler para que un hijo de Lamas pueda ser padre. Si esto no es una vida de culebrón…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.