Creíamos que ya habíamos dejado atrás los tiempos de las series decepcionantes. Estos dos últimos años hemos asistido a lo que creíamos que nunca sucedería: la llegada de la edad de oro de las series de televisión a nuestro país. Con virtudes y defectos, La casa de papel, Fariña, La peste o La zona venían a demostrar que aquí se podían hacer grandes cosas. De hecho, esperábamos como agua de mayo el aterrizaje de La Catedral del mar, el proyecto más ambicioso de todos.

Efectivamente, la exitosa novela de Ildefonso Falcones tenía toda la pinta de convertirse en un pepinazo. Con semejante material de partida, un presupuesto descomunal y un repartazo, mucho tenían que torcerse las cosas para que fallase… Pero lo ha hecho. Cierto es que de audiencia no ha ido nada mal, lo cual tampoco es síntoma de nada. Y es que rara es la serie de Telecinco o Antena 3 que no consigue buenos datos en su estreno. Sin embargo, ahí terminan las alegrías.

La Catedral del Mar

La vida es cuestión de expectativas, por lo que vamos a matizar que La Catedral del mar no es tan desastrosa. Sin embargo, una vez damos rienda suelta a nuestras emociones, no podemos negar que la decepción es mayúscula. Cierto es que los actores están más que dignos, pero la adaptación a guión de la novela no funciona de ninguna forma. Cierto es que arriesga en su arranque, pero todo se va volviendo demasiado aburrido. Gran problema.

Sin embargo, si algo se lleva por delante las posibilidades de éxito de La Catedral del mar es su estética. Y es que gran parte de los escenarios de la miniserie son cutres a morir. Estamos temiendo todo el rato que un personaje se apoye en la pared, por si se viene todo abajo. Desastre de puesta en escena en todo lo no referido a la interpretación. Escenarios pobres y desnudos. No te crees nada ni a tiros. Puede que la inversión fuese mastodóntica, pero se ve que hacía falta mucho más. El cartón piedra se lleva por delante una serie que pudo ser grande, pero que huele a irrelevante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.