Cabemos y cabe todo, que los Rockeros siempre hemos sido respetuosos, integradores y tolerantes, y en esta tercera jornada del Rock Fest cupo de todo y de qué manera, Palabra de Pakia.

Cabe que los KISS diesen un concierto espléndido, puro, pata negra del mejor Hard Rock, con pocas concesiones a lo comercial, que también cupo, pero donde sobresalió su vena más dura y seria en lo musical. Cabe un Paul Stanley charlatán y simpático que se atreve con el castellano. KB el espectáculo de luz y sonido de siempre, característico de los de New York, impecables. Y cabe algo inaudito, que toquen 20 minutos más de lo previsto.

Cabe que los SCORPIONS estuviesen enormes bajo una puesta en escena de pantallas y pantallas que juegan con la luz. Cabe un mix con temas de los 70, caben temas de los 80, caben las baladas, que los Scorpions son así, tralleros y tiernos a la vez. Cabe el Overkill de Motorhead con Mister Campbell en el escenario para homenajear al eterno Lemmy. Memorables los Scorpions de Meine y Schenker, de lo mejor de la noche.

Cabe que la gente tuviese muchísimas ganas de MEGADETH. Preciso Y efectivo set list en una nueva lección de Heavy Metal. Sus temas estuvieron apoyados por videos donde se mostraban las miserias de la guerra, las manipulaciones del poder y la expectativa de un futuro incierto y caótico. Cabe un Dave más participativo que en otras ocasiones, no fue la alegría de la huerta, pero lo vi más animado en la interacción con el personal. Y también KB que tocasen algo menos de lo previsto.

En el Rock caben muchas cosas, caben los satánicos, los de Carabanchel, los ateos, los descreídos, y como no, los cristianos, representados por los potentes y arrolladores STRYPER. Heavy Metal de alto octanaje el de los americanos que se marcaron un concierto para retener en la memoria. Normalmente las bandas tiran a sus fans puas, baquetas, muñequeras… pues los Stryper lanzan Biblias a sus seguidores. En sus concierto no se hacen cuernos, se hacen cruces con los dedos!! Y una cosa les digo, la fe de los Stryper, al menos ayer funcionó. La multitud fue atacada por una mini plaga de mosquitos y sólo el buen hacer de la banda impidió que la cosa fuese a más, pregunten, pregunten a los que allí estuvieron.

Y momento hay para que hacer sitio a los The Dead Daisies, que aquí también cabe su brutal Hard Rock, solvente y garantizado. Nadie ha lanzado más puas a los numerosos fans que acudieron a la cita con los Australiano-americanos cerca de las 3 de la tarde que Marco Mendoza, la que yo tengo da fe de mis palabras.

Y cabe mucho más, KB la retransmisión del Suecia-Inglaterra en la pantalla de la carpa/bar para disfrute de los seguidores de sus respectivas selecciones y del fútbol en general, cabe el Death Metal de Dark Tranquillity, y KB la orquesta sinfónica que acompaño a los Sober… y más, y más, y más…

Muere el Rock Fest 2018 para entrar directamente en la Leyenda. Y ya hay fechas para 2019, del 4 al 7 de julio, 4 días de furia que estremecerán el mundo.

Larga Vida Al Rock & Roll. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.