Sinead O’connor da para muchísimo. Podría hablar de cuando apoyó y luego se retractó con respecto a la política violenta del IRA. Podría contar el día en el que se negó a que sonara el himno estadounidense antes de su actuación ya que eso “no tenía nada que ver con la música” o el día que no quiso recoger su Grammy como forma de criticar la industria, a sus colegas de profesión y a los artistas que no hacen su trabajo. Madre mía Sinead… podría comentar sus cambios de parecer sexual, su 4º matrimonio, que duró 16 días, o sus particulares peticiones a la hora de buscar pareja, como que no se debe llamar Brian o Nigel o que debe ser totalmente “wham bam”; entre otras demandas bastante graciosas.

Sinead O’Connor – Nothing Compares 2u

En cualquier caso, lo que me ocupa aquí es el día en el fue abucheada por el Madison Square Garden en Nueva York en 1992.

Para eso es necesario tener el contexto social: 2 días antes, Sinead había estado en el Saturday Night Live cantando una versión de War de Bob Marley. En ella criticaba el abuso infantil por parte de la iglesia católica finalizando la performance rompiendo a cámara de una foto del Papa Juan Pablo II mientras expresaba: “Fight the real enemy” (lucha contra el enemigo real). Imagínate la que se lío. Sí, no fue pequeña.  

Sinead O’Connor abucheada en el Madison Square Garden

A mí, me da igual todo: sus gustos, sus enfermedades, sus tendencias sexuales, su religión o su familia. Lo que creo es que es una persona con una inmensa sensibilidad y con un talento desbordante. Aún así, existe una parte macabra en la sociedad del espectáculo al tener que esperar que también sea una especie de modelo de conducta y machar a quien no lo sea. Quizá no te dejaron canta lo que querías en el Madison, Sinead, pero en mi casa suenas siempre sin ningún cobarde que levante la voz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.