Es de esas canciones que siempre entran bien. Derroche de alegría y de energía, Sabor de amor es pieza imprescindible de la música española. La cosa tiene mérito, sobre todo teniendo en cuenta que han pasado ya tres décadas desde que Danza Invisible lanzase el disco A tu alcance (1988), en el que se contenía el emblemático tema.

Algo había dulce ternura en la canción. De hecho, sobre el papel a cualquiera nos parecería excesivamente pomposo. Sin embargo, lo realmente curioso es que nos pasamos años y años escuchándola sin saber lo que realmente ocultaba. Algo que Javier Ojeda, líder de la banda, explicaba para sorpresa de todos.

“La canción original parece una cosa muy bonita e infantil, pero bueno, los labios de fresa a lo mejor no eran los labios de la boca. Efectivamente, la canción estaba llena de metáforas secuales muy claras…”

Efectivamente, los “labios de fresa” y el “sabor de amor” iban por un camino más al sur del que todos creíamos. Ahora toda la canción nos suena bien diferente. Compruébalo tú mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here