Las leyendas lo son por algo. Paul McCartney es de esos tipos cuyo talento es imperecedero. Da igual el paso de los años, porque millones de fans en todo el mundo siguen adorando al que fuera miembro de los Beatles. Y es que a carrera del viejo Paul no ha hecho más que crecer desde aquellos días del Yesterday o el Let it Be.

Es curioso como, a mayor es el estatus de la estrella, más cercano es a sus seguidores. Infinidad de personas aman a Paul McCartney porque Paul McCartney ama a la música. Necesita micrófonos, guitarras, gente alrededor… Lo suyo es disfrutar en escenarios ante miles de espectadores o, como este caso, en un pequeño pub de Liverpool.

Efectivamente, la ciudad en la que empezó todo se convertía en el marco de un evento glorioso. Cierto es que el músico había sido visto por la ciudad junto al genial James Corden (The Late Late Show with James Corden), pero lo que nadie imaginaba es que el ex Beatle fuese a plantarse en un pub para ofrecer un concierto sorpresa con lo mejor de su repertorio y a escasos metros de los presentes. Una momentazo de esos que solo pueden llevar la firma de uno de los más grandes de la historia de la música.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.