Cartel de lujo el que se presentaba en el METALCOVA XI configurado por Saracen y Quartz, representantes de la mítica NWOBHM de los 80, los alemanes Scanner y los locales de Streamer, en la Sala La Báscula con una buena respuesta del público Old School de Barcelona, público entregado a todas las bandas y con ganas de pasarlo bien.
La Asociación Cultural Metalcova es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la difusión de la cultura del Heavy Metal. Organizan conciertos para dar salida a bandas emergentes, traen a bandas legendarias con escaso impacto mediático, además de organizar salidas a festivales, pases de películas… todo relacionado con el movimiento Heavy.
Y así, como el que no quiere la cosa, este sábado de celebró la undécima edición.

Las bandas de esta edición disfrutaron de una puesta en escena limitada, la habitual en la mayoría de conciertos del genero, la verdad. Tanto Saracen como Quartz tocaron bajo un telón de los organizadores de festival, los Scanner, si que tenían su propio fondo con el nombre de la banda y los Streamer, que es lo que tiene jugar en casa, desplegaron su cuidada puesta en escena habitual, paneles, cruces con calaveras, soportes de micro decorados y «mascota». El sonido fue bastante bueno para los grupos, excepto para Quartz, que curiosamente eran los únicos que llevaban su propio técnico de sonido. El técnico de Quartz no se hizo con el control de la mesa, y sólo en la parte final de su actuación sonaron mejor gracias a la intervención del técnico de la sala.
Las luces fueron escasas para todos en algunos momentos y muy escasas casi siempre.

Abrieron los locales Streamer, a los que no veía desde el concierto con Riot V el año pasado, y siguen a un altísimo nivel, rodeados de su legión de leales. Potente Heavy Metal de la vieja escuela en una espléndida actuación de escasos 45 minutos, donde sonaron sus clásicos Broken Dreams, Now Or Never, Sign Of The Panzer, la increíble Kings Of The Old School, la brillante instrumental Streamer, y donde nos regalaron el tema Live To Dead que formará parte de su próximo disco en el que ya llevan tiempo trabajando. Por cierto, su bajista, Cristian, es un espectáculo dentro y fuera del escenario, no se lo pierdan.

Llegó el turno de los legendarios Quartz, a los que como ya dije anteriormente, no les acompaño el sonido, y fue una lástima porque deslució la actuación de una banda con mucho talento. A pesar de estos inconvenientes, disfrutamos de una gran actuación de poco más de 1 hora. Muchos crecimos con el Stand Up And Fight, del que sonaron algunos temas, así como del su más reciente y brillante álbum Fear No Evil. Se ganaron al personal casi de inmediato con su sonido de aquel Heavy primigenio de finales de los 70, principios de los 80, y como no, con una actitud y unas ganas tremendas. David Garner tiene muchas tablas en el escenario y mueve los hilos de forma magistral. Impresionante su Wildfire. Como curiosidad, cuando deberían haber acabado, se empeñaron en tocar un último tema, el Heaven And Hell de Black Sabbath, para disfrute del personal y «molestía» del responsable de METALCOVA. Entrañable actuación a pesar de los contratiempos.

Saracen es sinónimo de elegancia. Lección magistral de Hard Rock pata negra. Grandes en la actitud, perfectos en el sonido y elegantes en la ejecución, desplegaron, en 75 minutos, un increíble setlist para enmarcar. La banda estuvo en todo momento muy animada con un Steve Bettney arrollador. Repasaron su trayectoria con temas como Rocks Ages, Follow The Piper, Red Sky… para acabar con la mítica y apoteósica Ready To Fly. Y si los Quarzt colaron un tema más porque si, a Saracen le pasó lo contrario, se habían casi retirado, pero había tiempo para una más, y como no, sonó la legendaria Heroes, Saints & Fools. Y es que en un concierto de Saracen no puede faltar este buenísimo tema.

Cerraron la velada los alemanes de Scanner en una excelente actuación de algo más de hora y media. Scanner desplegó su contundente Heavy Metal más clásico junto a temas de un Heavy más rápido. Los alemanes también ofrecieron su mejor cara y una actitud de agradecer. Sonaron muchos de sus excelente temas como Terrion, The Judgement, Puppet On a String…para cerrar con una triada triunfal con Buy Or Die, Warp 7, y la demoledora Across The Universe donde se introdujeron acordes, de nuevo, del Heaven And Hell y del Holy Diver de Dio. Cierre de oro para una gran actuación.
Streamer es una banda con mucho recorrido todavía y transita en un mundo donde la frontera entre el éxito y el camino difícil es muy fina y a veces, bandas como Quartz, Saracen, Scanner y muchas otras, no han tenido el reconocimiento que deberían y merecían, honor a todas ellas, Palabra de Pakia.
También pasaron otras cosas, como los «espontaneos» que subían al escenario, y no estoy seguro si fue una nota de colorido o una incomodidad manifiesta para la organización. A mi no me gusta.
Mención especial al crack que además de disfrutar del Heavy se paso muchos minutos palmeando como si estuvise en un concierto de los Chunguitos. Palmeos de los que también disfrutamos en el último de Saxon y en Arch Enemy, un grande.
Para finalizar, reconocer, agradecer y valorar el esfuerzo, trabajo, responsabilidad, dedicación y mucho curro de la gente de METALCOVA, que nos ofrece año tras año un grandísimo espectáculo.
Hasta el METALCOVA XII.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.