La primera década de los 2000 fue un momento dominado por el rock; bueno pop-rock; bueno rock con amagos de punk; bueno pop-punk… mira, llámalo como quieras. Zapatilla eléctrica pero manteniendo las armonías y con buenos vocalistas.

En esta lucha de bandas por estar en lo alto del mercado internacional musical, Linkin Park puede encontrarse con dignos competidores como: The White Stripes, Red Hot Chili Peppers, Muse, Foo Fighthers, Fall Out Boy… y luego también se pueden encontrar con U2, Green Day o Black Eyed Peas. No, no, bromi. Estas bandas destacaron también por su indiscutible tirón en este período. Pero ¿qué fue lo que hizo a Linkin Park la banda más grande de los 2000?

Linkin Park apasiadaEs difícil entender el éxito de estos muchachos sin mencionar previamente a Korn, Limp Bizkit, System of a Down o Slipknot. Todas estas bandas estaban más o menos en esta línea de nu metal (o new metal) que arrasó en los 2000. Sin embargo, todas estas bandas parecían tener un punto macarra o maligno que Linkin Park no tenía; y si lo tenía, lo gestionaba de otra manera totalmente diferente, mucho más hacia el interior del individuo, cosa que a los adolescentes de la época volvía locos, claro.

¡PERO CUIDADO! No sólo es esta ligera dulcificación del new-metal lo que distinguía a Linkin Park. La clave, la figura, la esencia, la diferencia estaba en… si damas, caballeros y demás… Mike Shinoda. El norteamericano de padre japonés y madre rusa es ese extraño elemento que hacía de las composiciones de Linkin Park algo mucho más fresco, comestible y potente que el resto de bandas a su alrededor. Mike supo integrar el rap en su dimensión de letra y música a los sonidos punzantes y duros de las baterías y guitarras eléctricas. No sabría decir si es mejor compositor o intérprete, lo que está claro es que el tándem Mike Shinoda – Chester Bennington era imparable. Uno era la máxima expresión de la estrategia musical, el relojero de las canciones mientras Chester era la pasión, el grito y el carisma absoluto, un tío totalmente magnético en directo.

Bennoda a tope
Chester Bennington y Mike Shinoda

Como siempre en la historia del ser humano, las críticas y argumentos negativos contra la banda no han faltado. Falta de originalidad, directos pobres (si amigos, de todo hay que escuchar), que si demasiado blandos, que si gritan mucho, que si se pasaron al pop, que si mucho rap, que si poco rap… a nosotros nos da igual, seguimos poniéndonos Hybrid Theory como si estuviéramos en el 2000 y gozándolo sin pudor ninguno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.