No fue un hombre fácil Johnny Cash. Como toda leyenda, una serie de fantasmas le acompañaron durante toda la vida. Demasiado talento para un único cuerpo. Durante muchos años, The Man in Black se perdió en el mundo de las drogas. Su abuso de las anfetaminas durante décadas u los serios problemas con el alcohol iban destruyendo a un tipo incapaz de caminar por la línea. De hecho, su vida personal se desmoronaba en repetidas ocasiones.

Tampoco era fácil amar a Johnny Cash, pero June Carter lo hizo durante más de 45 años, hasta su muerte en 2003. Ella fue la persona que le mantuvo erguido en los malos momentos, y eso que el viejo Johnny no siempre estuvo a la altura. Ni mucho menos. Johnny Cash era un tipo bastante imperfecto y de esa forma gravemente imperfecta la amó siempre. De hecho, cuatro meses después de la pérdida de su mujer, el cantante fallecía a consecuencia de complicaciones derivadas de su diabetes.

Johnny Cash y June Carter

Johnny Cash tuvo una suerte o una gran habilidad en su vida: Irse después de haber dicho todo lo que tenía que decir. Hurt, una canción lanzada un año antes de su muerte, se convertía en una redención personal, en su despedida y en un ruego de disculpas. La versión de la canción de Nine Inch Nails (1994) alcanzaba una forma sobrecogedora. Este era el grandísimo Johnny Cash y esto es Hurt.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.