Flume es una referencia a muchos niveles: La calidad de su sonido, la capacidad de innovar, pero por encima de todo… el gusto. Ese gusto en las producciones que casi nadie más tiene. Esa elección de timbres tan fina… en fin, un placer.

Para quien no lo conozca, le dejo el clásico de Drop the Game, en este caso con la colaboración de Chet Faker (por si faltaba algo). Además, el bailarín Storyboard P como protagonista. Stortyboard al que The New Yorker bautizó como «El cuerpo imposible».

Pero no me quiero ir mucho más del tema. La barrera de coral australiana del Pacífico está en peligro por el cambio climático. En este caso, Greenpeace ha contado con Flume para juntos, tratar de generar una alerta social ante los cambios que se están produciendo en el fondo marino australiano. De paso, podemos disfrutar de nuevas atmósferas del compositor australiano. ¿Cuánta culpa de inspiración tiene el fondo coralino australiano en la música de Flume? No lo sé, pero desde luego, esta parte del mundo es una obra de arte en sí misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.