Hoy en día nos faltan voces reivindicativas y voces femeninas para luchar contra la gran desigualdad que nos rodea, tanto social como política y económica. Hay demasiadas opiniones que nos bombardean y nos esconden la dirección que queremos tomar. El arte se está volviendo un panfleto sobre lo que tenemos que hacer. Ya no queda espacio para la reflexión.

El alma de Ana Isabel García Llorente se divide desde su juventud. Primero aparece Ana Sforza, la poetisa sensible, y más tarde surge Gata Cattana, la guerra. Se adentra en el mundo dispuesta a marcar la diferencia de manera sutil y maravillosa. Buscando la justicia con su incansable rebeldía. Se acerca a las personas que al igual que ella estaban hartas, confusas y con sed de justicia. Ella no es la típica rapera que sólo podría hablar de “bambas, dinero y sexo”. Se crió en un pequeño pueblo de Córdoba, y siempre mamó de los libros y de sus estudios en política. Sus letras son una maravillosa metáfora de la sociedad. Se esconde con inteligencia tras la mitología griega para evitar la censura de este país porque esos “imbéciles se creen que son la élite y caerán por su propio peso cuando rescate a Eurídice”. Porque ella realmente creía que el cambio era posible, y hoy en día esa creencia nos la están quitando. Y estoy segura de que si ella, una mujer con un poder y una sensibilidad tremendos hubiese seguido viva, habría seguido luchando. Y lo más importante, nos habría animado para mantenernos firmes y seguir reflexionando.

Gata Cattana-Banzai
Gata Cattana-Banzai |El País

Al igual que Lorca por ejemplo, murió con temprana edad. 25 añitos. Por muerte cerebral. ¿Qué habría sido capaz de hacer esta mujer? El mundo era suyo. El mundo se le mostraba, ella lo pensaba, lo observaba, lo escribía y luego lo cantaba. Era una iluminada, pero la muerte se interpuso en su camino. Se fue demasiado pronto, como muchos otros y el mundo la echa de menos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.