Calum Scott salió al escenario de Britain’s Got Talent versionando la canción “Dancing on my own” de Robyn, la cantante sueca que en España no conoce casi nadie. El tema ya tenía pegada con la voz de Robyn, acompañado por un video en el que ella baila a su manera, de una forma un tanto estrambótica. Calum coge el micro y hace maravillas, clavando una actuación con un final espectacular alcanzando la nota más aguda de manera perfecta. El jurado más escéptico de los cuatro, Simon Cowell, se queda anodadado y pulsa el botón de oro que hace que pases directamente a la final. Y a partir de ahí, la gloria.

Grabó su versión de “Dancing on my own” hace dos años acompañándola de un video muy melancólico que pasa ya los 280M visitas (te lo dejamos abajo) y que llegó al número dos de la lista de sencillos en el Reino Unido. Después del bombazo llegó con canciones propias. Hace seis meses sacaba “You are the reason”, que lleva 139M de visitas en su canal y del que también tiene una versión dueto junto a Leona Lewis, la cantante que salió del Factor X británico y de la que ya no se acuerda nadie, y hace 2 meses nos sorprendía con “What I miss most”, que va ya por las 15M visualizaciones.

Parece que en general los ganadores de concursos de talentos tienen un pico alto y luego bajan de sopetón, en plan montaña rusa, pero por ahora, 2018 pinta bastante bien para el cantautor de Kingston upon Hull. Pase lo que pase con su carrera artística una cosa está clara, su versión es mejor que el tema original. Adoro a Robyn pero tengo que decirlo, como ya lo hizo Johnny Cash en su día cuando versionó “Hurt”, Calum Scott mejora la canción y la hace suya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.