Es una de esas leyendas trágicas de la música. Escuchar el nombre de Janis Joplin, automáticamente nos trae a la mente la voz rota y el talento incomparable de una de las más ilustres integrantes del Club de los 27. Y es que la responsable de temazos como Piece of my heart, Cry baby o Maybe se ganaba, a pesar de su corta trayectoria profesional, un hueco en la lista de las más grandes de la historia de la música.

La vida personal de Janis Joplin siempre fue realmente tormentosa. De hecho, su adicción a las drogas y, concretamente una sobredosis de heroína, terminarían con su vida. Sin embargo, la mayoría de sus problemas tendrían un curioso origen: el terrible complejo físico de una mujer que se consideraba extremadamente fea.

Janis Joplin

La lista de conquistas amorosas de Janis Joplin no es tema menor. Jim Morrison o Leonard Cohen cayeron prendados de ella. Sin embargo, dentro de su corazón siempre se sintió horripilante. El trauma era de épicas proporciones, lo que derivaría en terribles inseguridades que lastrarían gran parte de las facetas de su vida personal. Espirales de autodestrucción y una tendencia grave a dañar sus relaciones sentimentales iban provocando la frustración de una mujer incapaz de controlar algo que se había arraigado en su cabeza desde niña.

Así, Janis Joplin, una descomunal leyenda de la música, terminaba impregnando de su dolor e ira cada estrato de su vida, lo que serviría como vehículo para su deterioro emocional hasta el último instante, ya que muchos achacan su muerte a un ataque de celos con su prometido, Seth Morgan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.