Esta vez la culpa es de ese gamberro llamado Jimmy Fallon. El popular presentador americano decidía hacer una de las suyas en un lugar tan inesperado, como emblemático: El metro de Nueva York. Junto a él, un grupo de cuatro hombres dispuesto a dar un concierto que mutaría en glorioso. Y es que bajo el extraño disfraz se encontraban, ni más ni menos, que los integrantes de la banda U2.

El buen sonido de los cuatro tipos ya había conseguido despertar el interés de algunos viajeros, pero todo se tornaba en auténtica locura cuando Bono y compañía decidían despojarse de sus extravagantes disfraces. Efectivamente, en pleno metro de Nueva York, una de las mejores bandas musicales de las últimas décadas estaba tocando algunos de sus temas más emblemáticos. Si esto no es un momentazo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.