Que nadie lo dude, el amor entre el indie nacional y el trap es un hecho consumado.

Lo que arrancó como un goteo de acercamientos entre ambos géneros se ha convertido en una fuente incesante de bailoteos en todas las salas del país.

Nos recuerdan a aquella amiga al que un buen día veías por la calle agarrada de la mano del chico que un par de semanas antes no era más que un rollo no confesable pero que todos conocíamos.

Y como tal, no todo empezó idílicamente, ya que debemos de recordar que, igual que el buen chico malo que acaba de llegar a la clase, el primer acercamiento entre ambos género fue en tono de ofensa. Los traperos Kínder Malo y Pimp Flaco junto a la incalificable Mala Rodríguez sacaron un videoclip en el que claramente ridiculizaban al indie pop español. Todavía tengo mis dudas de si esta crítica iba dirigida a alguien en especial o a toda la escena. En cualquier caso, la sangre no llegó al río. Es más, en el concierto que estos dieron en Madrid asistió el mismísimo Nacho Vegas.

Con las paces hechas y tras un largo coqueteo de los festivales indies de referencia con los traperos del momento, la consumación llegó por todo lo alto. Los Planetas sacaban en junio como adelanto de su nuevo disco (Zona Temporalmente Autónoma) un tema llamado Islamabad. Para sorpresa, la inspiración y base del tema pertenecían al archiconocido trapero Yung beef. Que la salida la den los cabezas de serie de ambos géneros desde luego ayudó a este romance.

Pocos días después nos sorprendía uno de los indies con más personalidad de la escena, El Último Vecino, que con vídeo incluido, sacaba una cover del conocido tema Mi Chulo de La Zowi: ¡Vaya pepinazo señores!.

Pues bien, ante tanta primera espada acercando los géneros, la consagración ha llegado a los escenarios, en el que ha sido uno de los conciertos del año. Hablamos del bolazo que dieron The Parrots en Madrid el pasado octubre. En él, con un público entregadísimo, vimos como se atrevían a versionar al trapero puertorriquense Bad Bunny, concretamente su tema Soy Peor.

Con este último acercamiento me hacen replantearme si realmente estamos ante una relación o ante una obsesión al más puro estilo Nabokov. Y ya sabemos quién es la jovencita y quién el maduro encaprichado.

Seguiremos muy atentos para contaros los hitazos que de esta simbiosis salgan. Veremos quien es el primer trapero que se atreve con una cover de un hit indie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.