Habríamos dado un ojo de la cara por haber estado en la Calle Stroget de Copenhague aquel 23 de julio de 1988. Bruce Springsteen es una leyenda viva de la música, lo que se ha ganado a pulso gracias a su trabajo y su talento durante cinco décadas. El “Boss” es un tipo que cada día disfruta de su profesión y gran pasión: la música. Eso es algo que sabemos bien los que hemos tenido la oportunidad de vivir alguno de sus conciertos recientes, derrochando energía durante casi tres horas.

Pero volvamos a aquella mañana en las calles danesas de Copenhague. La gira de Springsteen le llevaba a la hermosa ciudad, por lo que no se resistía a dar un paseo matutino por el lugar. En un momento dado, el Jefe se encontraba con un artista callejero, al que le pedía su guitarra. El resultado es un vídeo capaz de emocionar al más pintado. Más de 11 minutos de concierto improvisado al ritmo de clásicos como I´m on fire, The Rover y Dancing in the Dark. Mientras tanto, decenas de personas se agolpaban en el lugar sin dar crédito a lo que veían. ¿Se puede ser más grande?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.