Skid Row nos brindaba de nuevo la oportunidad de disfrutar de su Hard Rock Made in U.S.A. Y un público muy heterogéneo y entregado desde el minuto 0 respondió con una muy buena entrada en la Sala Salamandra.

Abrieron el camino los Double Crush Syndrome, (que cada uno le pone a su banda el nombre que le parece y no tiene que dar explicaciones a nadie), banda alemana de Rock potente y contundente. Con una estética muy Punk y presentando su primer disco, convencieron por entregados, enrollados y simpáticos. Y cerraron su actuación, con el que vaticinaron sería un himno en el futuro, su tema Die For Rock & Roll, dando paso a los esperados Skid Row.

Double Crush Syndrome | Antonio Samitier
Double Crush Syndrome | Antonio Samitier

Con el Hey Ho! Let’s go de los Ramones y las sirenas antiaéreas entraban los Skid Row. Barras y estrellas junto a un telón de fondo con antidisturbios (Ay madre!) y el nombre de la banda, completaban el decorado del escenario.  Unos Skid Row de los que mucho queda, cuando cautivaron a miles de fans en todo el mundo a finales de los 80 con su Hard Rock directo y divertido, Palabra de Pakia. Con muchas ganas y a buen nivel se mantienen a día de hoy Bolan, Sabo y Hill. Los americanos van a lo seguro en esta gira, basando su setlist casi exclusivamente en temas de sus 2 primeros discos,  Skid Row y Slave To The Grind. De esta época son las mejores creaciones de su carrera.

Skid Row | Antonio Samitier
Skid Row | Antonio Samitier

Y fieles a esta apuesta top, sonaron los míticos Sweet Little Sister, Big Guns, Monkey Business… Tiempo hubo para momentos baladeros con 18 And Life y la impecable I Remember You. Tiempo hubo para ver a Bolan a la voz y bajo en la versión Psycho Therapy de los Ramones (está claro que los Ramones son importantes para ellos). Tiempo hubo para valorar el trabajo de (aquí sólo hablamos de música) ZP Theart (exDragonforce) a la voz. Muy buen nivel, gran voz, excelente puesta en escena, comunicativo y que encaja a la perfección en la banda.  Y tiempo hubo para que los guitarras se explayaran alternando virtuosos solos guitarreros con batería y bajo de base, terminando la parte principal de la actuación  antes de los bises.

Skid Row | Antonio Samitier
Skid Row | Antonio Samitier

Bises que pusieron punto y final a cerca de hora y media de actuación, (menos de dos horas, habitual en los conciertos de un tiempo a esta parte), de forma apoteósica con el  Youth Gone Wild, texto que el cantante/guitarra de Double Crush lleva tatuado en el costado, (o pintado, vayan ustedes a saber).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.