Como en todos los ámbitos del arte y de la vida, en la música también hay más de uno que es un “copión”. Igual que ese que se sentaba a tu lado en el colegio y te copiaba el dibujo pero le cambiaba algún color ‘carne’ por rosa.

Lo que más sorprende son los casos en los que se ven implicados artistas de talla mundial. En muchos de ellos, con demandas de por medio. Comentaremos algunos que han pasado por el juzgado, otros que estuvieron a punto y los que se hacen pasar por homenajes o tributos.

Esa cara de bueno de Ed Sheeran no nos engaña. De hecho, es uno de los que más casos de presunto plagio acumula en los últimos años. Una de las más recientes es de parte de los compositores Thomas Leonard y Martin Harrington, en relación a su canción Photograph. Defienden el enorme parecido del estribillo con su canción Amazing, interpretada por Matt Cardle. Compruébalo tu mismo:

El caso se resolvió con un acuerdo entre ambas partes (se desconoce la cuantía). Pero no se le acabaron aquí los problemas al bueno de Ed. Recientemente, ha sido demandado por presunto plagio de una canción de Marvin GayeLet’s Get It On. La sospechosa en cuestión es Thinking Out Loud. Aunque es apreciable una similitud de estilo y ritmo, parece muy alejada de una copia clara:

¿Suenan parecido? Sí. Pero de ahí a considerarlo plagio cuando la melodía es tan distinta va un tramo. Romperemos en este caso una lanza en favor de Eddie. Y lo bien que suenan juntos… claro que cualquiera suena bien con el señor Marvin Gaye:

Otra banda contemporánea que se ha visto inmersa en batallas legales ha sido Coldplay. El grupo británico fue demandado por el guitarrista Joe Satriani. Según él, y cualquier persona con dos orejas funcionales, el tema Viva la Vida se basaba en el ritmo, la armonía y la melodía que interpretaba la guitarra del americano en su canción If I Could Fly. Sorprendentemente, el juez desestimó la demanda por plagio y Coldplay se fue ‘de rositas’.

A modo de homenaje o tributo hemos visto muchos ejemplos en los últimos años. Uno muy llamativo es el de The XX en su tema Infinity, el cual recuerda enormemente a la estructura y armonía del famoso Wicked Game de Chris Isaak. Juzguen ustedes mismos:

Otro ejemplo un poco más lejano pero que ilustra a la perfección como este fenómeno ha pasado a lo largo de toda la historia de la música, es el del grandísimo George Harrison. El “beatle” sacó el tema My Swet Lord cuando su carrera musical ya transcurría en solitario. Es imposible no apreciar el tremendo parecido entre la canción del de Liverpool con He’s So Fine, de The Chiffons.

Para terminar, no nos queda más remedio que hacer mención a Shakira. La cantante colombiana, anteriormente conocida como cantautora, no ha tenido buenas experiencias últimamente. Perdió la demanda por plagio que ‘El Cata’ puso por su canción Loca y previo a eso ya tuvo mucha polémica con su tema Hips Don’t Lie, por un presunto excesivo parecido con otro tema latino. Pero uno de sus éxitos más conocidos, el del mundial de fútbol del 2010 y que, hasta la fecha, no se le conoce ningún proceso judicial es el de la canción Waka Waka. Parece curioso que tras una pista denominada ¿Qué es lo que quiere el negro? Las Chicas del Can “inspiraran” a Shakira su tema para el mundial.

Muchos más ‘copiones’ hay por ahí, inconscientes, interesados o deseosos de homenajear. Al final el rosa nunca será tan bueno como el color ‘carne’.

Bueno, al final he señalado un poquito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.