“Intentaron hacerme ir a una clínica de rehabilitación, pero dije: no, no no (…) No tengo tiempo y si mi padre piensa que estoy bien…”. La letra de Rehab estaba demasiado cargada de realidad. La canción que lanzaba al éxito a Amy Winehouse y una de las 11 gloriosas piezas del disco Back to Black dejaba claro que la chica tenía problemas y que su entorno no ayudaba demasiado a que pudiese salir de ellos.

El 23 de julio de 2011, la noticia de la muerte de Amy Winehouse sacudía el mundo. Una de las mejores voces escuchadas en décadas se apagaba a los 27 años. La vida de excesos y adicciones de la cantante y compositora era conocida de sobra, pero nadie esperaba que fuese a ingresar directamente en el tristemente célebre Club de los 27. El final de la mujer en la que Sarah Vaughan parecía haberse reencarnado y la primera estrella muerta de nuestra generación.

Amy WinehouseEfectivamente, la partida de Amy Winehouse nos dejaba un patrimonio de riqueza desmedida que el documental Amy (2015) ponía de manifiesto. La vida de la estrella de la música ya no solo podía recrearse mediante fotografías de su infancia, algunas grabaciones en Súper 8, apariciones públicas o un par de vídeos de su intimidad. Amy Winehouse era una joven que hacía lo que cualquiera. Tenía infinidad de grabaciones de móvil junto a sus amigos cuando todavía era adolescente, documentos en redes sociales que nos permitían conocerla mejor, primeras grabaciones cantando, composiciones rudimentarias de niña… A todo eso se unía un patrimonio audiovisual íntimo de riqueza descomunal cuando ya era toda una estrella. Podíamos saber lo que pensaba y cómo se sentía mediante una vida que se iba grabando prácticamente en tiempo real. Algo similar a lo que todos hacemos.

Amy Winehouse

Se acabaron esos documentales o esos biopics cargados de intuición. Ahora podemos verlo todo. Amy Winehouse fue la primera estrella en desnudar su intimidad de la forma habitual de estos días. Luego llegaría el DJ Avicii. Todos perdemos parcelas de intimidad a pasos agigantados y ellos no han sido menos. Una lástima, pero también una maravilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.