• La moda es uno de esos sectores atestado de intrusismo profesional. Es muy fácil que personajes famosos hagan cameos como modelos, diseñadores, estilistas, etc. Pero con la aparición de Instagram, los límites se han desvanecido. Sentimos decir que una cosa es ser influencer en general y otra, un referente de moda. Uno de esos casos: Paula Echevarría.

Empecemos por su blog: Tras la pista de Paula. Realizado en la plataforma que tiene la revista ELLE, la actriz cuelga fotos de sus looks diarios. Las instantáneas son pésimas. Aunque parece que en eso consiste la gracia, porque se las hace su hija. Seguramente tú tengas mejores fotos en tus redes sociales. Tiene poco texto y siempre se despide con algún apelativo cariñoso. De esos que te hacen chirriar los dientes cuando te lo dice una dependienta en una tienda. Es inteligible que alguien que no te conoce de nada te llame “cariño” al darte el ticket por comprarte una camiseta. Pues que un famoso se despida con “Buen día bombones!!!” es igual de ridículo. Y por favor, no olvidemos el inicio de exclamación.

elle paula echevarria
Cabecera del blog. El “By Paula Echevarría” se lo podían haber ahorrado, lo damos por hecho | ELLE

Vayamos al grano: este blog no es de moda por muchos looks que suba la muchacha. Porque a lo mejor a alguien se le ha olvidado, pero ella cotiza como actriz. Los estilismos diarios los elige ella, para cosas importantes lo deja en buenas manos. ¿Cuál es el problema? Que no aporta nada. Todas las prendas y estilismos que saca, los puedes encontrar en el instagram de tu prima Maricarmen. No decimos que vista mal, pero viste sin más. Sin ningún aporte genial al mundo de la moda. Por ello, no es un referente de estilo ni un icono de moda. No es trendsetter porque no lleva las últimas tendencias. En sí, lleva algunas bastante pasadas. Su contribución al sector textil es la misma que cualquier chica que va de compras por Inditex.

paula echevarría condesa
Bien de chaquetas “condesa” que encuentras en Vente-Privee (un outlet, guiño guiño)

Pero Paula tiene muchos seguidores en sus redes sociales. Eso da pie a las marcas a fijarse en ella como soporte publicitario. Como por ejemplo la firma Dolores Promesas. Que tuvo su boom hace unos añitos y ahora, pues se ha quedado un poco rezagada. Como el estilo de Paula. O las botas Ugg. Todo muy 2000. Al invitarla a muchos eventos, las firmas se interesan por vestirla. Aquí ya entra en juego el papel del estilista. En su caso: David Mallett.

Comparad vosotros mismos. Aquí look por estilistas y firmas de moda detrás:

https://www.instagram.com/p/Bh2IQ-HFul4/?utm_source=ig_web_copy_link

Una genialidad suya. Un bodegón de pijismo y aburrimiento aún con pendientes a contraste:

https://www.instagram.com/p/BhWQUjClRTM/?utm_source=ig_web_copy_link

Que si ella es referente de estilo, lo podemos ser todas. Nos parece genial que sea influencer, famosa y actriz. Ahí es cum laude. Pero en moda, no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.