Queda oficialmente inaugurada la BBC. Temporada de bodas, bautizos y comuniones. A estas alturas de la vida, aún seguimos sin saber vestirnos para tales eventos. Es algo que sobrepasa a la menta humana. Así como que la gente conduce mal cuando llueve. Algo inexplicable a la ciencia. Pero desde LWDLC vamos a intentar desengranar dicho dilema.

El principal problema de todos es parecer quién no somos. Lo que llamamos “disfrazarse”. Aquí lo de arriesgarse es un claro error. Si no te has puesto unos tacones en tu vida amiga, no lo hagas. Qué mas de una, cuando acaba el cóctel y hay que ir a la mesa, parece un cervatillo aprendiendo a andar. Hay mil opciones de tacones anchos y bajitos o incluso planos, que no desmerecen ningún look. Por ejemplo:

Si te ven y te dicen: -Anda, no pareces tú-. Sentimos decirte que la has cagado. Di NO a los bucles de peluquería. Di NO a los maquillajes excesivos. Pero sobretodo, di NO a los tocados con plumas. Lo de las coronas de flores, también es materia de estudio. Sabemos que hace tres años o más tuvieron su boom. Una tendencia muy chula. Pero ya no. Ahora hay que elegir otras más alternativas más sutiles. No somos Lana del Rey ni estamos en Coachella.

Más cosas a evitar: llevar todos los complementos a juego. ¡Ay, dios! ¡Las toreras o chales! No lo hagas. Si alguien te dice -Por si refresca, yo tengo un chal de una boda del 2004 que…- Córtala inmediatamente y aléjate de ella. Es la misma que lleva los zapatos a juego con el bolso en plata comprado en La Rosa Azul. Si no conoces esta tienda, vas por el buen camino. Aunque su web se puede usar como un catálogo de lo que no se lleva.

Huye del efecto satinado. No lo uses en nada de lo que lleves. Muy a nuestro pesar, el tejido con el que le hacían las camisas a David Bisbal en OT1 sigue vivo.

OT1
OT1 o la inspiración de La Rosa Azul

¿De corto para boda de día? ¿Largo para boda de noche? Aquí esta regla no la sigue ni dios. Una pena. Pero plantarte un vestido hasta los pies a las 12 de la mañana, no lo vemos. Sabemos que ir de corto no es que siente bien a todo el mundo. Pero estamos olvidando una tendencia que ni tanto ni tan calvo: el largo midi. ¿Qué tienes dudas? Elige un vestido por encima de los tobillos. Apto para las 24h del día.

¿Por qué vestido? ¡Bienvenida a la era de los trajes! No hay firma que se haya resistido al boom del dos piezas para mujeres. No vas a parecer menos sexy ni menos elegante. En sí, seguramente todo lo contrario. Además que vas a ir bien cómoda. Con suerte, puedes darle una segunda vida usando el pantalón o la chaqueta por su cuenta.

Por suerte, esto no es EEUU y aquí la novia no te obliga a ponerte un vestido concreto. Porque todas sabemos que para cinco damas de honor, coincidir en que a todas les queda bien el mismo traje, es difícil de narices. Mejor dicho: Imposible.

Lo mejor es que lleves algo con lo que estés cómoda y a gusto. Ante la duda: mil fotos al grupo de whatsapp de tus amigas. Nadie mejor que ellas para decirte lo bueno y lo malo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here