Dejó escrito el poeta griego Kavafis que lo importante no es el destino hacia el que uno se mueve sino el viaje. Disfrutar del propio viaje. Tenía mucha razón. Ahora bien : hay destinos y destinos. Que no es lo mismo estar enfadado en la estación de metro de Príncipe Pío que en las playas del Caribe, digo yo.

Clásicos destinos son ya algunos de los imaginados por los autores de la Literatura. Elevados al rango de mítico se encuentran ya Liliput de Swift, el polvoriento Yoknapatawpha de Faulkner del que bebe a morro García Márquez para construir su Macondo. En fin, lugares siniestros, mágicos, lejanos para perderse por ellos, para esconderse entre sus edificios de tinta y pared. No los cito, pero sé que hay muchos más. El país de las maravillas, Camelot, Narnia, la Tierra Media. Lo que nos gusta una evasión.

Bernardo Atxaga en la presentación de una de sus obras
Bernardo Atxaga durante unas jornadas del Instituto Cervantes

Precisamente por hablar del canon vasco de la Literatura recordé Obaba de Bernardo Atxaga. Obaba es igualmente heredera de todas las regiones inventadas, construida hace 25 años por el autor vasco y que le granjeó en 1989 el Premio Nacional de Literatura. Eran otros tiempos para este tipo de premios…

En Obabakoak se utiliza la antigua técnica del abanico de historias cortas que forman un todo. Viven en él personajes distintos: el profesor, la maestra, el niño que tiene miedo – no es para menos : si se duerme en el campo, un lagarto se le meterá por el oído y se le comerá el cerebro- los viajes, otras ciudades lejanas, Hamburgo en la memoria. No son relatos fáciles algunos de ellos pero su tono coral construye el verde paisaje de Obaba, como un tapiz lleno de dibujos que tejen muchas manos, muchas voces.Una delicia de historias y paisajes. De sentimientos. De íntimos secretos. Porque no será lo mismo tener un secreto en Obaba que en Hamburgo. Vamos, digo yo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.