En 1605 Cervantes publica la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha que remata el ciclo de los antiguos relatos de aventuras y crea por fin la novela realista moderna.

Ya no se nos presenta una sucesión de hechos inconexos, sino una obra cuya estructura interna se va fraguando a partir de las tres salidas del protagonista desde su casa.

Además, Cervantes acomoda el lenguaje a la realidad cotidiana. Crea un mundo propio que representa el mundo real, no son sucesos maravillosos; se interesa por el lector que, al toparse con las cosas cercanas, acaba convertido en alguien activo dentro de la novela, puede no estar de acuerdo con lo que se le cuenta. Tiene libertad. Igual que los personajes. Don Quijote y Sancho van evolucionando, transformándose internamente a medida que los avatares de sus vidas se suceden. Esto se percibe claramente en la segunda parte, el Quijote de 1615, donde el autor está más seguro de su obra porque ya ha disfrutado del éxito y escribe liberado de todos los prejuicios.

El mundo real, el lenguaje acorde a ese mundo, unos personajes libres que evolucionan y hasta comentan su propia historia de ficción, unos lectores activos que pueden discrepar, una gran cantidad de opiniones, teorías, filosofía, literatura, todos los tipos humanos de la sociedad española del XVII…y un escritor con una mucha fe en la libertad del ser humano.

Todo lo expuesto y mucho más supuso la revolución del Quijote, la primera gran novela moderna de todos los tiempos.

Y esto es lo literario.

Pero hay algo indefinible en el Quijote, una mezcla sutil de sensaciones que se va apoderando del que la lee. Será la manera en que sentimos como propios al autor y a sus criaturas en un mundo que es el nuestro aunque hayan pasado más de cuatrocientos años.

*Foto de portada | Santiago Verdugo

1 Comentario

  1. Totalmente falso. La primera novela moderna fue escrita aproximadamente en el año 1000 por una mujer llamada Murasaki Shikibu que nació en Japón. La obra se llama Genji Monogatari, y es la primera novela moderna, y la primera además en contener rasgos psicológicos. No deberíamos considerarnos tanto el centro del mundo y explorar más allá de lo que creemos el fin del mundo. Hay vida más allá de Europa y la verdad es que no son solo chinos chupatintas idénticos entre ellos. A lo largo de la historia de Oriente ha habido gente mucho mejor que Miguel de Cervantes que lo ha superado con creces, como esta mujer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.