«Aquí estoy, sentado a la sombra de una palmera, rodeado de la más exuberante y hermosa vegetación, disfrutando de la fruta tropical más jugosa, y escribiendo la historia del polo Sur (…) Y tan solo hace cuatro meses que mis intrépidos compañeros y yo alcanzamos aquel codiciado lugar.» Así comienza Polo Sur, el fascinante relato de la expedición noruega a la Antártida, entre 1910 y 1912, comandada por Roald Amundsen que logró por primera vez alcanzar  la última tierra inexplorada del mundo.

Muchos otros lo habían intentado  sin conseguirlo, dejando la vida en el empeño, como el británico Robert  Scott y sus cuatro compañeros. Parece ser que  el capitán Scott cometió muchos errores tanto en la preparación del viaje como en su desarrollo, pero su muerte, junto los cuatro hombres que le acompañaban, se convirtió en una gesta heroica. LLegó al polo Sur el 17 de enero de 1912 para ver como Amundsen se le había adelantado un mes. La vuelta desde el polo fue una pesadilla. El mal tiempo, la falta de alimento, las lesiones y enfermedades hicieron imposible su regreso. La expedición de búsqueda los encontró el 12 de noviembre de ese año, habían quedado bloqueados por una ventisca el 21 de marzo, probablemente murieron el 29. Sus compañeros rescatadores recuperaron toda la documentación, diarios y dosieres porque Scott lo había dejado todo escrito. Del 13 de marzo son sus últimas anotaciones y las famosas palabras: «Dios mío, por lo que más quieras, cuida de nuestra gente». Todos los detalles de su expedición aparecen publicados en un magnífico libro de revelador título, El peor viaje del mundo, escrito por su compañero Apsley Cherry-Garrard, explorador inglés de la Antártida y sobreviviente de la expedición de Scott, conocida como Terra Nova.

El peor viaje del mundo

La conquista del polo Sur se convirtió a principios del siglo XX en una carrera seguida con gran interés en medio mundo. Pero fue el noruego Amundsen, junto con otros cuatro hombres, quien el 14 de diciembre de 1911 clavó la bandera de su país en el punto más austral de la tierra, en el eje polar. Su gran epopeya se vio ensombrecida por la muerte de Scott y sus hombres y porque, indudablemente, la propaganda británica encumbró a su héroe frente al «profesional y calculador» Amundsen aduciendo que este  solo buscaba la gloria. Con el tiempo las cosas se han ido situando en su justa medida. Scott era un temerario y eso fue lo que le costó la vida pues no preparó bien su expedición: la desnutrición y el escorbuto debido a la  mala planificación de la alimentación, junto a otros errores graves, acabaron con su sueño. Pero el perdedor que muere en su empeño siempre tiene un halo romántico, de modo que  Scott  se convirtió en el paladín de los grandes viajes y de  la última conquista geográfica, la de los hielos eternos.

Amundsen
Amundsen

Sin embargo, el verdadero héroe fue Amundsen. La expedición que logró la gesta está cuidadosamente explicada en su libro Polo Sur, tan meticuloso y pormenorizado en sus descripciones como lo fue la propia hazaña, planificada hasta el mínimo detalle. Desde el alimento, el famoso pemmican (concentrado a base de carne molida, bayas desecadas y grasa) inventado por los indios de Norteamérica, hasta la elección de los mejores perros esquimales. Amundsen escribe en su libro que la ventaja de los perros, además de su resistencia, es que pueden comer carne de perro, de modo que pudieron «eliminar a los más débiles para alimentar a los mejores» y añade: «Nuestros perros sobrevivieron todo el viaje a base de carne de perro y pemmican, y fueron capaces de realizar una magnífica tarea». No fue un viaje para melindrosos, desde luego.

  • El libro de Amundsen es la crónica de una aventura titánica, la de  los últimos descubridores míticos, después de ellos la tierra se hizo más pequeña. La fotografía borrosa de los cuatro hombres junto a la bandera de su país en el polo Sur por primera vez en la historia es conmovedora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.