Es triunfo de la imagen de poetas torturados, melancólicos, bebedores de absenta y de vida desordenada y fundamentalmente trágica contribuyó a la consideración de los llamados “poetas malditos”. En la Francia de finales del siglo XIX encontramos un buen ejemplo claro de este decadentismo literario.

Uno de sus mayores exponentes será Paul Verlaine, quien acuñará definitivamente el término de poetas malditos más allá de su obra literaria. En 1871, cuando cuenta con 27 años, el poeta Verlaine conoce al jovencísimo Rimbaud. Este adolescente de 17 años acaba de renunciar a sus estudios en pro de la poesía y sus promesas. Para imbuirse en el malditismo imperante de la época se entrega por completo a una desordenada vida, en la que bebe hasta desmayarse, desatiende su higiene  y transgrede todas las normas sociales.

Verlaine había sentido curiosidad por la obra del joven poeta. Le invita a su propio hogar que comparte con su joven mujer que se haya embarazada del primer hijo de ambos. Comienza entre ambos una pasión tan eléctrica como destructora. Es algo físico, pero también un amor bohemio, espiritual y desde luego polémico. Ambos poetas se escapan a Londres, donde continúan con su espiral de deseo, versos y vida desenfrenada. Rimbaud, enfant terrible se entretiene en retar de todas las maneras a Verlaine.

Verlaine se escapa a Bélgica y Rimbaud arde de dolor y celos. Sin embargo, intenta reconciliarse con su mujer, que lo ha rechazado ante el terrible escándalo. Verlaine sabe que Rimbaud está en sus manos y le tortura, a pesar de que ha amenazado con suicidarse si no consigue el amor del joven.

Imagen de la película Total Eclipse que cuenta el romance entre los poetas.
Imagen de la película “Total Eclipse” que cuenta el romance entre los poetas.

Rimbaud acude a Bélgica en la búsqueda desesperada del amor del eterno adolescente Verlaine. Lleva una pistola en su equipaje. El reencuentro entre ambos es amargo y en seguida estalla la pelea. Suena un disparo y la mano de Rimbaud se cubre de sangre, ante el horror de Verlaine. Este delito, sumado a la relación homosexual dieron con los huesos de Verlaine en la cárcel.

No será el último encuentro entre los amantes, pero todo ha acabado ya. Rimbaud se entrega a los vicios y a una vida bohemia y errante hasta que fallece de cáncer en medio de una miserable existencia. Verlaine morirá años después en unas condiciones similares. Cuentan que, cuando fallece el antiguo niño prodigio, la comitiva de su entierro pasa por la Plaza de la Poesía. En ese momento, la escultura de la Poesía situada en la misma plaza, perdió un brazo y la lira que sostenía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.