Hay muchas formas de hacer la guerra. Tantas como de hacer el amor e igual de peligrosas. Las personas eligen voluntariamente, a veces, otras obligadas por otras circunstancias. A veces, haces la guerra según donde te pille. La lucha por los ideales parece hoy un fantasma, un recuerdo antiguo, algo a extinguir sino ya desaparecido.

Por eso, porque alguna gente nunca supo ni hacia dónde huir ni de parte de quién estaba, destacan algunas importantísimas figuras que lucharon por un pensamiento, por una idea, por una concepción del mundo distinta a la que se sombreaba ya bien avanzado el siglo XX.

Miguel Hernández elevó su voz desde las trincheras y pagó con su vida el precio de las ideas. Terco como él solo, no se dejó ayudar por sus contemporáneos y siguió luchando hasta que se diluyeron sus recuerdos, su vida, sus versos. Decíamos que hay muchas formas de hacer la guerra: habrá que explicar el porqué.

Foto de archivo de Rafael Alberti y su mujer María Teresa León
Foto de archivo de Rafael Alberti y su mujer María Teresa León

Es sabido por todos que el campo de la cultura y las artes tendió a mostrarse favorable al bando republicano o, al menos, desfavorable al levantamiento militar que no parecía augurar nada bueno. Así, numerosos autores se vieron obligados a exiliarse para protegerse del nuevo régimen dictatorial. Ahora bien, mientras el llamado “poeta del pueblo” redactaba versos en subversión al levantamiento y arengaba a los milicianos, el refugio de los intelectuales se instala en el incautado palacio de los marqueses de Heredia-Spínola. Cuentan, que ya bien avanzada la contienda se celebraba un homenaje a la mujer antifacista, organizado por el poeta Rafael Alberti y su mujer María Teresa León. Indignado ante aquellos fastos tan distintos de su participación en la guerra, le espetó al gaditano : “Aquí hay mucha puta y mucho hijo de puta suelto”. Lejos de retractarse de su afirmación, Miguel Hernández escribió su frase lapidaria en una pizarra. Ofendida, María Teresa León propinó una tremenda bofetada al poeta alicantino, que terminó con éste en el suelo y una amistad quebrada para siempre…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.